Crónica - Ancha es Castilla (Valladolid 08)

Pues, empezando por el principio y acabando por el final, todo comenzó el viernes por la tarde a eso de las 4-4:30, con los coches hasta arriba, cargados con maletas, botijos, rebujito, farolillos y ropa de abrigo, que como todo el mundo sabe en Valladolid hace una jartá de frío, será el cambio climático.Tras alguna excursión por Badajoz y los sucesivos repostajes en boxes para la gasolina, llegamos a las 11:05, hora Tomtom (el hioputa las clava), al destino. Y allí mismo a esa misma hora empezó el campeonato. Y es que llegamos a Arrabal, con un hambre que nos comíamos un cochino con cáscara y tó, y efectivamente era eso lo que había, 4 o 5 lechazos y otros tantos lechones asados, por supuesto acompañado de lechuguita, pa que entre mejor. La verdad es que mejor no se puede recibir a nadie, parecía que los conocía de toda la vida, y era la primera vez que los veía. Entremedias, se realizó la entrega de sendos botijos sevillanos a Cacharrería y Comando, con sus adornos feriantes correspondientes, les encantó. Personalmente, pude conocer al resto de frisbillanas, el gran Sergi y a David, el niño de Glasgow.Y luego la encerrona, fiestaca en el pub del pueblo, con cubatas a 2'50€!!!!!!!!!!! Pero esto que es!!!!!!! Estuve a punto de pedir varios en vasos de plástico con tapa pa llevar!!! Después de fraternizar con el personal, cada uno tiró pa su casa y Dios en la de todos.

A la mañana siguiente, comenzó la competición de verdad. El primer partido, Cacharrería. Se les notaba un cierto aire de revancha, y la verdad, salieron más enchufados que nosotros. Movían bien el disco y por contra a nosotros no nos salía nada, con caídas tontas de discos, malos cortes, en definitiva, un poco espesos. Al final, victoria clara de Cacharrería.Después del descansito pa reponer fuerzas, el segundo round, Comando. Bajo mi punto de visto, más flojos que Cacharrería, pero igualmente seguían sin salirnos las cosas. Más de lo mismo, el resultado algo más ajustado que el anterior pero igualmente derrota. Aquí adoptamos a una nueva frisbillana (creo que fue en este partido), Marcia, una portuguesa muy maja que aprendía a marchas forzadas. Y como no, corrillo con vino y pastas de Montemayor, devuelto con rebujito sevillano, que por cierto ahí nos dimos cuenta que el botijo regalado en Costa Brava está cascao, a ver si hay algún artesano en la sala que pueda arreglarlo, no??Y sin tiempo para beber ni agua, Cidbee. Éste tenía que ser nuestro. Con medio equipo nuevo llegado de Salamanca, nos veíamos claramente favoritos. Pero inexplicablemente, el partido llegó con un 8-4 en contra al final del tiempo. Ahí llegó uno de los momentos cumbres del campeonato. Con algunos puntos buenos, llegamos a empatar a 8, y, por último, la Tor, no podía ser otra, logró el tanto de la remontada. A pesar de la victoria, para mí fue el peor de los partidos en cuanto a juego, pero el alegrón del último punto no me lo quita nadie. Aunque el alegrón también me lo quitaba en parte mi espalda, ya que empezó a molestarme teniendo que causar baja para el resto del día. La primera parte de la jornada llegó a su fin con una barbacoa "made in Montemayor", con la gente atrincando filetes casi en la misma parrilla porque no llegaban ni a la mesa. Y después de alimentarnos con delicias fileteadas de animal de bellota a las brasas y masas de lágrimas de arroz en salsa roja coagulada, como diría uno que yo me sé, había que ponerse de nuevo manos a la obra. Esta vez ante Corocottas, ahí es ná. Sólo hay que verlos entrenar, sobran las palabras. Fue un partido para disfrutar del juego, aunque se notaba que era el cuarto partido, y encima con una baja, la mía, que para no forzar males mayores en la espalda no jugué, y sí, esta lesión es nueva, creo que la semana que viene toca el codo. Mu bueno el licor de orujo. El resultado, 15-1.Y con esto fin al primer día de frisbee, aunque no de otras cosas. Un rápido reconocimiento al alojamiento, siestecita para unos, ducha veloz para otros, y a cenar en la discoteca. Menú para hacer esas cositas que hace Rafa con los deditos cerca de la boca cuando algo está que se te caen 2 lagrimones de güeno, con garbanzos con callos, patatas con níscalos y carne guisada. Con repeticiones de platos hasta reventar y helaíto de postre. Lo que pasa que entre el cansancio, el calorcito de la comida y el sofá-cama que había detrás de los barriles de la disco (Latin, si lees esto, me parece que estos barriles tienen algo que ver contigo), a más de uno le picó la mosca Tse-Tse. Genial el momento copa, David, vivan los glasgüeños y vivan esos calzoncillos-calzonas de competición. Después, se produjo un momento histórico, el relevo del testigo de jartible nocturno de manos de Sergi a Laura, pero el que aquí narra, no estuvo presente.

Ya queda menos, despertamos en Domingo, algunos más que otros, y aunque digan lo contrario yo no estaba autista esa mañana, estaba visualizando el partido contra Quijotes. Y entonces llegó, había que darlo todo, y sin duda, el mejor partido, a pesar de la derrota, 11-5 creo recordar, salimos con la cara bien alta.Y poco más, a recoger que no llegamos al alumbrao. Después de la ducha, las despedidas y los hastaluegos, nuestra Fernanda Alonsa particular puso el turbo pa Sevilla. El resto, es historia...Desde aquí, agradecer a las gentes de ese trozo de Castilla por todo, tenías razón Juan Carlos, no hay mejor sitio para debutar. A Alejandro, sonrisa eterna y ese sevillanosssss, Dani, Carlos, Isma, Vito, María, Chiru, Jorge, Lorena, Irene, Leticia... en fin, todos, y al resto de equipos, y por supuesto, al mío.

 

Alberto Suero (Petao man)